El “making of” de una sesión es una parte muy importante para ilustrar el proceso de creación/realización de una sesión fotográfica. Además de servir para revivir esos momentos especiales donde hemos participado y/o colaborado. Pero cubrir un making of es una tarea importante: Capturar planos generales para reflejar aquello que hay montado, integrarse dentro del rodaje pero siendo totalmente invisible para no molestar, etc… pero siempre buscando el lado creativo. Planos diferentes y arriesgados.

Como siempre, hay que buscar la captura de emociones: Como en todo equipo de trabajo, hay emociones en el aire que hay que plasmar. Conversaciones, gestos, miradas… hay que buscar el retrato de la persona aislándolo del entorno para reflejar sus emociones.

No tenemos que olvidarnos de ilustrar todo el material con el que se ha realizado la sesión, planos detalles, reflejar la localización donde se ha realizado… Y, por supuesto, los integrantes del equipo. Unas fotos divertidas y diferentes que podemos tomar entre plano y plano y que luego, cuando se revise todo el making, todos los integrantes agradecerán.