La fotografía de producto sigue siendo una asignatura pendiente para muchas empresas. Minusvalorada en gran medida, puede provocar la caida de ventas de una tienda online o carecer de sentido la realización de un catálogo comercial si no se han cuidado los detalles en la realización de las mismas.

Las fotos de producto tienen que transmitir de forma fiel y nítida el valor del producto: Muchas veces este será el único canal de contacto entre el cliente final y el producto y a través de las fotos tenemos que conseguir que esa “relación” acabe en una conversión (entendiendo como tal la adquisición del producto, la formulación de un pedido, etc…): De ahí radica la importancia de cuidar la imagen del mismo, de dejar en manos de profesionales del sector la toma fotográfica de nuestro producto para que todo tenga una coherencia, un sentido, buen gusto en el acabado y que nuestros productos luzcan aún más que si fuéramos nosotros en persona los que vendiéramos los mismos.

En función del tipo de producto y la imagen que queramos proyectar del mismo necesitaremos un tipo u otro de fotografía: El control de la luz es fundamental y esto requiere de ciertas nociones. Aportemos la luz adecuada a nuestros productos: Nuestras imágenes tienen que ser descriptivas y reales. Que muestren el producto tal como es explotando sus bondades. Si es posible que apreciemos todos y cada uno de los detalles del producto, ya que ante todo hay que ofrecer transparencia… que el cliente perciba que tiene toda la información sobre el producto…. y eso es lo que yo te ofrezco y puedes comprobar en los distintos portafolios aquí vienen adjuntos.